Pasar al contenido principal

Historia de los diez años de la administración de don Manuel Montt

Institución
Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna
Autores
Benjamín Vicuña Mackenna
Fecha de publicación
02/03/1862
Editores
Imprenta Chilena
Idioma
Español
Colección
Exilios políticos de Benjamín Vicuña Mackenna

Reseña

Benjamín Vicuña Mackenna participó en el Motín de Urriola el 20 de abril de 1851, durante el gobierno conservador de Manuel Montt; es apresado y condenado a muerte, logrando escapar. Se autoexilia y viaja a Estados Unidos continuando viaje a Europa.

Al regreso a Chile en 1856, se incorpora al movimiento político opositor y en 1858 participa en una protesta contra el gobierno de Manuel Montt, donde nuevamente es tomado preso y luego expulsado del país.

En esta obra de 5 volúmenes Vicuña Mackenna relata en forma extensa la Revolución de 1851, la que estalla en las ciudades de La Serena y Concepción, cuyo objetivo era obtener una ampliación de la libertad electoral, y estaba en contra del autoritarismo y centralismo del gobierno.

Los dos primeros volúmenes tratan sobre el sitio en La Serena, donde los revolucionarios, dirigidos por José Miguel Carrera Fontecilla fueron atacados y derrotados por las fuerzas de Juan Vidaurre y Victorino Garrido, y en los tres últimos volúmenes se narra la revolución del Sur; El conflicto finaliza con la batalla de Loncomilla, donde fueron derrotados los opositores del gobierno de Manuel Montt. El 16 de diciembre se firma el tratado de Purapel, en el que los opositores firman su rendición y reconocen a Manuel Montt como presidente. A cambio se le permitiría a los soldados rebeldes reingresar al ejército nacional con sus rangos y posiciones inalteradas, además de una promesa de Bulnes de intentar lograr una amnistía.

*Más información sobre Benjamín Vicuña Mackenna: Exilios Políticos

 

Fragmento

Soy, y lo confieso, el soldado de una causa generosa y desdichada. Simpatizo con ella desde el fondo de mi corazón, como la deidad de mi juventud y de mis sacrificios, y la guardo además como una sagrada herencia de mis mayores. Me acuso por esto de antemano de este género de parcialidad que a nadie daña, porque es hija solo del entusiasmo y del amor. No odio a nadie, y en el ancho mundo por lo que he vagado pobre y oscuro, no he encontrado solo amigos. En Chile solo quisiera tener hermanos. A todos pido pues cooperación e indulgencia. (VICUÑA MACKENNA, 1862, pág. 8)