La Columna del Museo

La ciudad como un gran tejido

El Colectivo Hombres Tejedores nos invita a descubrir la ciudad como una gran trama donde diariamente se tejen nuevas historias de cohesión, amor y lucha social.

01/07/2018

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

En nuestra historia como colectivo, la ciudad, y en especial los espacios públicos, han sido un elemento central. Fue en medio de la ciudad, en las afueras del Museo de Bellas Artes, cuando nos reunimos por primera vez hace dos años para tejer. La mañana del sábado 18 de junio de 2016 cuando, aún con incertidumbre por lo que podía resultar a partir de una tímida convocatoria que realizamos por las redes sociales y algunas invitaciones a personas de nuestra confianza, nos aventuramos a llevar y visibilizar el tejido realizado por hombres, en un hito que se transformó en el punto de partida oficial de nuestra labor como grupo. 

A partir de entonces, nuestra relación con la ciudad adquirió un nuevo sentido. Ya no sólo respondía como espacio físico a las necesidades académicas, laborales o sociales que cada uno de nosotros realizaba de manera individual, sino que se convirtió en una variable que ha estado presente de forma constante en nuestras planificaciones, ideas y formas de visibilizar nuestra lucha. Desde dónde realizar un encuentro de tejido al aire libre, una intervención o simplemente donde nos reunimos a destejer lo que nos pasa como grupo para retejerlo en nuevas prácticas y relaciones con los demás, la ciudad nos acoge y nos invita a mirarla desde otra vereda.  

Es en la ciudad en donde todo acontece. Es en sus calles, en sus rincones, en la amplitud de sus espacios verdes y en la aparente invencibilidad de sus edificios históricos y modernos, en donde se tejen diariamente millones de historias. La ciudad es una gran trama de grandes avenidas, largas calles y estrechos pasajes que se cruzan unos con otros y en donde la vida se entrama. Es en estos mismos espacios públicos donde las demandas sociales cobran vida y las voces de quienes claman por justicia, igualdad de oportunidades y de derechos se transforman en gritos que muchas veces no queremos oír, pero que son capaces de destejer hasta las estructuras más sólidas. 

Es en los distintos lugares de la ciudad en donde somos capaces de evidenciar nuestras sombras más profundas, pero también en donde hay quienes trabajan por iluminarla a través de un trabajo consciente y de visibilización de lo que necesitamos como sociedad que busca cohesión y nuevas formas de relacionarse y de amar. 

Entendemos la ciudad como un tejido no sólo desde el punto de vista arquitectónico o como un territorio interconectado y cruzado por múltiples capas de información y tecnología. La vivimos como un espacio en donde diferentes estímulos ocurren a cada momento, los que nos invitan a tejer nuevas historias diariamente. Nos apropiamos de ella como un lugar en donde las voluntades encuentran resonancia en otras y en donde podamos ver a las nuevas generaciones más libres y sin las ataduras de prejuicios que nos amarran y nos coartan. La valoramos como una plataforma de difusión y como un lugar en donde soñamos que las movilizaciones sociales sigan aconteciendo para evidenciar las injusticias y desigualdades que aún afectan a tantas mujeres y hombres, independiente de su edad, raza, procedencia, ocupación u orientación sexual.

Desde aquella primera vez que nos sentamos en los pastos ubicados entre el Museo de Bellas Artes y el MAC, la ciudad, y en especial la calle, se ha transformado en un espacio que reivindicamos y a la cual convocamos para continuar con la tarea de acabar con los estereotipos de género que nada aportan en el sueño que tenemos de tejer una nueva sociedad. 

El Colectivo Hombres Tejedores se define como un punto de convergencia de hombres tejedores y/o varones interesados en aprender esta hermosa técnica y herramienta de creación. Puedes descubrir más sobre esta agrupación en facebook.com/hombrestejedores y en instagram.com/hombrestejedores

Recursos adicionales

Materias: Institucional
Palabras clave: La Columna del Museo
readspeaker